Bolivia notifica a la Corte Internacional que no hay base para reclamos de agua de Chile

El caso es la última disputa legal en los últimos años sobre el río Silala, de importancia regional, que fluye a través de los dos países.

La Haya, Países Bajos (CN) — Bolivia le dijo el lunes al tribunal supremo de la ONU que Chile “no tiene una base razonable” para reclamar el acceso a la vía fluvial transfronteriza.

Los abogados de La Paz dijeron a la Corte Internacional de Justicia, o Corte Mundial, que la intervención humana fue la única razón por la que el río Silala de 5,3 millas de largo existe en su forma actual y negaron el derecho de Chile a acceder a él, contradiciendo las afirmaciones hechas por Santiago en su preámbulo. . argumento el viernes pasado.

“No existe una base razonable para que Chile apresure sus reclamos sobre las aguas del Silala a esta corte”, dijo a la corte el agente de Bolivia, Roberto Calzadilla Sarmiento, en su declaración de apertura.

Chile quiere que el tribunal con sede en La Haya declare el río Silala, que fluye a través del extremadamente árido desierto de Atacama, como un “curso de agua internacional”. Eso le daría a Santiago acceso al río y obligaría a los vecinos, que no han tenido relaciones diplomáticas desde 1978, a cooperar en proyectos relacionados.

“Chile ignora y no menciona los derechos básicos de Bolivia”, dijo Calzadilla Sarmiento a un panel de 15 jueces. El río Silala nace en Bolivia y fluye a través de Chile hacia el Océano Pacífico. Antes de la Guerra del Pacífico, un conflicto del siglo XIX entre Bolivia, Chile y Perú, la región estaba completamente dentro de las fronteras de Bolivia. Pero Santiago gana el conflicto y se apodera del territorio, que separa La Paz del Océano Pacífico y deja a los dos con una amarga relación.

En 1908, Bolivia otorgó permiso a la Empresa Chilena de Ferrocarriles Antofagasta-Bolivia para utilizar las aguas del Silala para impulsar una máquina de vapor. Pero en 1997, en medio del deterioro de las relaciones, La Paz revocó el acuerdo y exigió a Chile pagar no solo por su futuro uso del agua, sino también una compensación retroactiva, lo que desencadenó una serie de disputas legales por el territorio.

La empresa ferroviaria construyó una serie de canales en la zona para acceder mejor al agua. Bolivia argumenta que la construcción aumenta la cantidad de agua que se encuentra sobre el suelo.

“Esa es la razón por la que consideramos que Silala es una corriente de agua mejorada artificialmente”, dijo Alain Pellet, miembro del equipo legal boliviano. La Paz afirma que Silala es en realidad una serie de manantiales que provienen de tierras de propiedad total de Bolivia.

La delegación boliviana se negó a hablar con los periodistas después de la audiencia, pero Chile lo hizo. Ximean Fuentes, vicecanciller de Chile, estuvo de acuerdo en que las partes podían estar más de acuerdo ahora que cuando Chile presentó un caso por primera vez en 2016, pero dijo que el problema del flujo de agua no se había resuelto.

Esta no es la primera vez que los países debaten el derecho al agua en los tribunales. Bolivia, sin salida al mar, llevó a Santiago ante el tribunal con sede en La Haya en 2013, argumentando que Chile debería darle acceso al Océano Pacífico. Sin embargo, la Corte Internacional de Justicia se puso del lado del estado costero y concluyó en 2018 que “no estaba legalmente obligado a negociar tal medida”.

Las audiencias continúan por el resto de la semana.

Leer los 8 principales

The Top 8 List, una colección de las principales historias de hoy enviadas directamente a su bandeja de entrada de lunes a viernes.

Vasco Arebalo

"Aspirante a nerd de Internet. Experto en música. Aficionado a la cerveza. Adicto a la cultura pop en general. erudito gastronómico galardonado".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *