Chile declara a América Latina y el Caribe como prioridad

Por Andrés Kogan Valderrama

HAVANA TIMES – La última aprobación de la Convención Constituyente en su sesión plenaria, relacionada con artículos sobre relaciones internacionales y que declara a América Latina y el Caribe como áreas prioritarias para Chile, no solo es una buena noticia para toda la región, sino que marca el comienzo. y después de eso, Chile puede jugar en varios campos.

Sin embargo, han surgido ciertas reacciones negativas tras este acuerdo, provenientes no sólo de la derecha chilena (lo cual es de esperar), sino de grupos dentro del Concierto (centro izquierda), quienes han señalado que artículos como este no tienen por qué estar presentes en La nueva Constitución de Chile. .

En una carta escrita por tres ex cancilleres durante la ex Concertación (Soledad Alvear, Alejandro Foxley e Ignacio Walker), señalaron que no hay necesidad de dar prioridad al territorio en la nueva constitución, ya que es “obvio”, y los artículos aprobados pueden incluso estar “desempeñando un papel en” violaciones de derechos humanos, en países como Rusia, Cuba o Hungría.

Si analizas con detenimiento el artículo aprobado, en él se expresa explícitamente que Chile está comprometido con el reconocimiento y la protección de los Derechos Humanos universales, lo que no significa que vayan a intervenir directamente en otros países, violando su soberanía, como parece sugerir el excanciller.

No podemos olvidar que una de estas exministras, Soledad Alvear, apoyó el golpe de Estado en Venezuela en 2002, impulsado por EE.UU. y la derecha venezolana, cuando era miembro del gobierno del presidente Ricardo Lagos. Por supuesto, esto no disminuye las críticas muy necesarias sobre la concentración de poder y los abusos a los derechos humanos en el país después de la llegada al poder del régimen de Nicolás Maduro.

En otras palabras, estos ex ministros utilizaron los derechos humanos para sus propios intereses ideológicos, para criticar las violaciones de los derechos humanos en solo unos pocos países, pero no dijeron nada sobre las muchas intervenciones de los Estados Unidos en todo el mundo, junto con la OTAN, que ha también dejó miles de muertos y muchos países destruidos, como Chile en 1973.

En cuanto al argumento obvio de que la región sería prioritaria, es interesante, por decir lo menos, dado que Chile es uno de los pocos países de la región que nunca ha tenido una cláusula constitucional sobre integración regional. Durante los últimos cuarenta años, ha priorizado una política exterior completamente neoliberal, con un enfoque en los acuerdos de libre comercio con las principales potencias y los principales mercados globales.

Al mismo tiempo, basta echar un vistazo a la Historia de Chile -desde Diego Portales en adelante- para ver cómo el Estado se posicionó por encima del resto de la región con la Constitución de 1833, y como “el mejor del barrio”, como si fuéramos una nación así de superior, más civilizada en nuestras instituciones y más cercana al llamado “primer mundo”.

Así, el fuerte carácter centralista, monocultural y racista de Chile a lo largo de la historia, lo ha llevado a despreciar a todos los demás países de la región. Ha tratado de inculcarnos que somos jaguares en la región o británicos en Latinoamérica, lo que termina aislándonos y dejándonos fuera de lo que sucede a nuestro alrededor.

Por eso celebro la aprobación de artículos como éste. Nos abre a grandes desafíos internacionales y de cooperación transfronteriza, en materia de promoción de los Derechos Humanos y los Derechos Naturales, e impulsa políticas universales de igualdad de género, igualdad social, derechos indígenas, educación intercultural, educación socioambiental, educación neutral género

En cuanto a darle prioridad a América Latina y el Caribe, nos abre la posibilidad de incentivar el desarrollo de un bloque regional plural, feminista y ambientalmente amigable, que aborde un mundo amenazado por la crisis climática como también por la crisis climática. las grandes potencias imperiales de hoy (China, Rusia y EE.UU.), que ante la debilidad de las Naciones Unidas, harán cualquier cosa por controlar a los pequeños países, tanto por medios militares como económicos.

Es por esto que construir una Unión Latinoamericana y Caribeña, aprendiendo de los errores y aciertos de la Unión Europea (yendo más allá, por supuesto), puede ser el inicio de un camino, donde temas como la crisis migratoria, la crisis sanitaria, la crisis alimentaria La crisis, la crisis del agua, la crisis energética, el crimen organizado y la falta de participación y democracia, pueden ser abordadas en un esfuerzo colaborativo y no desde un punto de vista competitivo entre países.

Finalmente, también sería bueno adoptar la mentalidad estadounidense y caribeña de Otro en términos de subordinación y dependencia entre los estados centrales y exteriores, así como las alternativas existentes, que han sido ampliamente rechazadas en un país como Chile, tanto política como académicamente. y dejar las visiones eurocéntricas que han dominado el país.

América Latina y el Caribe tiene una larga historia de pensamiento crítico, que va desde la teoría de la dependencia, el feminismo regional, la filosofía andina, la filosofía afrocaribeña, los estudios culturales latinoamericanos, los giros decoloniales, la ecología política latinoamericana y otros movimientos que nos pueden ayudar a construir una región con buena voluntad.

Una de estas personas vino de Chile, Enzo Faletto, un teórico de la dependencia, y quizás el sociólogo más importante que haya visto el país, quien ha sido uno de los intelectuales que más ha contribuido a pensar una región como una ubicación geográfica, entonces es posible es hora de volver a pensamientos como estos y nuestra historia compartida, que quieren negar y borrar en el pasado.

Lea más de Chile aquí en Havana Times

Juanito Vasques

"Exasperantemente humilde analista. Gamer. Organizador. Especialista en zombis extremos. Orgulloso experto en Twitter. Introvertido apasionado".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.