Cuba busca ayuda para contener incendios en depósitos que han dejado al menos una persona muerta y decenas más heridas

Cuba pidió ayuda el sábado para hacer frente a un incendio masivo en un depósito de combustible que ha dejado al menos una persona muerta, 121 heridos y 17 bomberos desaparecidos.

Unas 1.900 personas han sido evacuadas de la zona afectada, según funcionarios de la occidental provincia de Matanzas, donde un rayo cayó sobre un tanque de combustible el viernes por la noche y provocó una explosión.

El funcionario provincial de salud, Luis Armando Wong, dijo en una conferencia de prensa el sábado por la noche que se habían encontrado los primeros cuerpos en el sitio.

Cinco personas resultaron gravemente heridas, según una actualización de la presidencia cubana en Twitter, con otras tres en estado muy grave en el hospital.

Entre los heridos se encontraba el ministro de Energía, Livan Arronte.

La oficina del presidente dijo que 17 bomberos estaban desaparecidos, los “más cercanos” al incendio en la zona industrial de Matanzas, una ciudad a unos 100 kilómetros (62 millas) al este de La Habana.

“Cuba busca ayuda y asesoramiento de países amigos con experiencia en combustibles” para ayudar a apagar los incendios, agregó el mandatario en un comunicado.

Más tarde ese día, el presidente Miguel Díaz-Canel agradeció a los gobiernos de México, Venezuela, Rusia, Nicaragua, Argentina y Chile, “por ofrecer de inmediato ayuda material”.

“Agradecemos también la oferta de asesoría técnica de EE.UU.”, agregó.

La Embajada de Estados Unidos en La Habana dijo en Twitter: “Queremos dejar en claro que la ley estadounidense autoriza a las entidades y organizaciones estadounidenses a brindar ayuda y respuesta ante desastres en Cuba”.

Estados Unidos ha tenido sanciones contra el estado comunista de partido único durante seis décadas.

El incendio se desató después de que un rayo impactara un tanque el viernes en un depósito en las afueras de Matanzas, una ciudad de 140.000 habitantes.

En las primeras horas del sábado, el fuego se había extendido al segundo tanque, provocando otra explosión y enviando grandes columnas de humo negro al cielo.

Los helicópteros trabajaban arduamente para combatir el incendio el sábado, con ambulancias, tanques de agua y grúas en el lugar.

Bomberos agotados se reunieron en la fábrica, esperando entrar en busca de sus compañeros que parecían incapaces de escapar de la segunda explosión.

“Sentimos la explosión, como una onda de choque que te empuja hacia atrás”, dijo a la AFP Laura Martínez, vecina de La Ganadera, cerca de la zona del desastre.

Después de escuchar la primera explosión, Yuney Hernández, de 32 años, y sus hijos huyeron de su casa a solo dos kilómetros del depósito. Regresaron unas horas después.

Luego, escucharon más explosiones en la mañana, “como pedazos de un tanque que cae”, dijo.

Ginelva Hernández, de 33 años, dijo que ella, su esposo y sus tres hijos estaban durmiendo cuando se escuchó la explosión.

“Saltamos de la cama; cuando salimos a la calle, el cielo estaba amarillo”, cuenta a la AFP.

“El miedo de la gente en la calle está fuera de control”, agregó.

Díaz-Canel dijo que apagar los incendios “podría tomar tiempo”, mientras que Asbel Leal, director de la petrolera estatal Cupet, dijo que el país nunca había experimentado un incendio “de la magnitud que tenemos hoy”.

Según Cupet, el primer tanque contenía unos 26.000 metros cúbicos de crudo, cerca de la mitad de su capacidad, cuando le cayó un rayo.

El segundo contiene 52.000 metros cúbicos de fuel oil.

El diario oficial Granma informó que el incendio probablemente se debió a “una falla en el sistema pararrayos, que no pudo soportar la energía de la descarga eléctrica”.

El depósito abastece a la generadora termoeléctrica Antonio Guiteras, la más grande de Cuba, pero el servicio a la planta no ha sido interrumpido, dijo el funcionario.

El desastre se produce en un momento en que la isla, con su red de energía obsoleta y la persistente escasez de combustible, enfrenta cada vez más dificultades para satisfacer la creciente demanda de energía en medio del intenso calor del verano.

Desde mayo, las autoridades impusieron cortes de energía de hasta 12 horas al día en algunas áreas, lo que provocó al menos 20 protestas en todo el país de 11 millones de habitantes del tamaño de Portugal.

Evita Aranda

"Alborotador. Adicto a la cerveza. Aficionado al café. Emprendedor incurable. Empollón de los viajes".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.