Cultivo de uvas en el desierto más seco del mundo

Héctor Espíndola, de 71 años, cultiva en un oasis en la región de Toconao, en el extremo norte de Chile.

San Pedro de Atacama:

En medio del desierto chileno de Atacama, el más árido del mundo, Héctor Espíndola tiene un trabajo inesperado: administra un viñedo.

A casi 2.500 metros (8.000 pies) sobre el nivel del mar, su pequeña finca en Bosque Viejo produce uvas musculosas, y otros tipos únicos de “criollo” o variedades locales, a la sombra de membrillos, peras e higueras alimentadas por el río. .alimentado por el derretimiento de la nieve andina.

Espíndola, de 71 años, cultiva en un oasis en la región de Toconao, en el extremo norte de Chile, a unos 1.500 kilómetros (932 millas) de viñedos en el centro del país más largo del mundo que lo convierte en uno de los 10 principales exportadores de vino del mundo.

Pero cultivar uvas en el desierto no es tarea fácil.

Espindola enfrenta fluctuaciones extremas de temperatura entre el día y la noche y una radiación solar extrema sobre el viento y las heladas.

“Hay que dedicarse. Yo riego aquí por la noche… las tres de la mañana, las once de la noche”, cuenta a la AFP mientras acaricia sus vides, que se secan y se ponen marrones dos meses después de la cosecha.

“Hay que tener cuidado porque aquí hace calor, el clima no es broma”, dijo.

“A veces hace viento y se pierde la producción, a veces el hielo llega temprano. Es un poco complicado”.

para su hijo

Espíndola envía su producto a la cooperativa Ayllu que desde 2017 recibe uvas de 18 pequeños viñedos de los alrededores de Toconao.

En 2021, la cooperativa recibió 16 toneladas de vino para una producción de 12.000 botellas.

Una mejor cosecha en 2022 con más de 20 toneladas de vino, suficiente para 15.000 botellas, pero aún así solo una caída, de alrededor del uno por ciento, de la producción anual de Chile.

La mayoría de los colaboradores de la cooperativa son miembros de pueblos indígenas que antes eran pequeños productores individuales.

Una de ellas, Cecilia Cruz, de 67 años, cultiva uvas syrah y pinot noir a una altitud de unos 3.600 metros en las afueras del pueblo de Socaire, el viñedo más alto de Chile.

“Me siento privilegiado… de tener este viñedo aquí y producir uvas a esta altura”, dijo en medio de las vides que aún tenían algunos racimos de uvas secas y arrugadas.

Pero tiene una meta mayor: un “futuro” para sus tres hijos.

Saborea el Atacama

Para el enólogo Ayllu Fabián Muñoz, de 24 años, la misión es crear un vino único que capture las características de la roca volcánica en la que crecen las uvas.

“Cuando los consumidores prueban el vino Ayllu (deben) pensar: ‘¡Vaya! Estoy saboreando el desierto de Atacama’”, dijo.

Carolina Vicencio, química de vinos, dice que la altitud, la baja presión atmosférica y las fluctuaciones extremas de temperatura hacen que los vinos tengan una piel más gruesa.

“Esto da como resultado más moléculas de tanino en la piel de la uva que le dan al vino un cierto sabor amargo”, dijo.

“También hay una mayor salinidad del suelo… lo que genera un toque de mineralización en la boca”, lo que hace que el vino del desierto de Atacama sea único en su clase.

(Excepto por el titular, esta historia no ha sido editada por el personal de NDTV ni publicada desde un feed sindicado).

Vasco Arebalo

"Aspirante a nerd de Internet. Experto en música. Aficionado a la cerveza. Adicto a la cultura pop en general. erudito gastronómico galardonado".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.