Emoción y esperanza mientras la convención pone el sello final al nuevo proyecto de constitución de Chile | Chile

El proceso de redacción de la nueva constitución de Chile terminó abruptamente felizmente cuando la convención constitucional de igualdad de género de 154 miembros llevó a cabo rápidamente la votación final.

Aglomerados entre las columnatas del antiguo edificio del Congreso en Santiago, que ha sido sede del proceso constitucional de Chile, los delegados se abrazaron y vitorearon cuando se finalizó el borrador.

“Es muy apropiado que hayamos terminado así”, dijo Tiare Aguilera, de 40 años, delegada que representa a la región polinesia chilena de Rapa Nui, o Isla de Pascua, en los escalones afuera del edificio.

“Así ha sido siempre: plazos ajustados y mucha incertidumbre mientras tratamos de hacer frente al turbulento proceso político en nuestro país”.

El proyecto de constitución se presentará formalmente en una ceremonia el 4 de julio, antes de que todos los chilenos mayores de 18 años deban votar a favor o en contra en un plebiscito nacional el 4 de septiembre.

Se espera que las campañas dirigidas por ambos bandos sean duras y divisivas.

Pero después de un año de tensas negociaciones y, a veces, amargas luchas internas, el proyecto de artículo 388 desplaza inequívocamente el desarrollo de Chile del consenso neoliberal de la constitución actual, redactada sin aportes democráticos por el equipo de confidentes del dictador general Augusto Pinochet.

El nuevo borrador, por el contrario, responsabiliza en términos generales al estado por la prestación de servicios, consagra una serie de derechos sociales y culturales y garantiza la igualdad de género en todo el gobierno y las empresas públicas.

También traza el camino de la autonomía de los pueblos indígenas de Chile, con representación garantizada en las convenciones constitucionales.

“[The draft] haciendo dos cosas en particular”, dijo Tomás Laibe, de 31 años, en representación de Aysén, una franja de la Patagonia chilena en el extremo sur del país.

“Repiensa la relación del Estado con los derechos sociales, y perpetúa la democracia representativa para abrir la puerta a otras formas de participación”.

El viaje de Chile para cambiar su constitución comenzó hace mucho tiempo, pero cobró un impulso irresistible a fines de 2019 cuando millones salieron a las calles para denunciar su descontento con sus vidas y las fuerzas políticas que las gobiernan.

El amplio movimiento social provocó un acuerdo de paz, que fue firmado por el actual presidente Gabriel Boric, allanando el camino para un plebiscito que se realizará un año después, el 25 de octubre de 2020.

Casi el 80% de los chilenos votaron a favor de redactar una nueva constitución, y la convención, en su mayoría de tendencia izquierdista, se inauguró en julio del año pasado.

Este mayo, la convención redactó cerca de 500 artículos que ahora se han simplificado y condensado.

Pero con las tensiones en aumento, la ceremonia fue interrumpida brevemente por violentos combates callejeros en los que los manifestantes arrojaron rocas de hormigón mientras la policía respondía con cañones de agua y gases lacrimógenos.

Desde entonces, se ha gestado una intensa campaña para socavar el proceso, y aunque las encuestas de opinión actuales muestran que la mayoría de los chilenos planean rechazar el borrador, muchos delegados siguen orgullosos de su trabajo.

“El proceso fue esperanzador desde el principio”, dice Félix Galleguillos, de 36 años, quien se sienta en una silla reservada para la comunidad indígena Lickanatay del desierto de Atacama.

“Nunca ha habido un proceso constitucional como este antes y nunca lo habrá. Es único.”

Evita Aranda

"Alborotador. Adicto a la cerveza. Aficionado al café. Emprendedor incurable. Empollón de los viajes".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.