Familia fundadora de WikiLeaks lleva campaña a México

Esta semana el objetivo era incluir la mención de Julian Assange en una reunión entre el presidente mexicano y el máximo diplomático de Estados Unidos. La próxima semana, el primer ministro de Australia lo discutirá con el presidente de Estados Unidos en el funeral de la reina Isabel II.

El esfuerzo es parte de una campaña de John Shipton, padre del fundador de WikiLeaks, para encontrar aliados y convencer a Estados Unidos de retirar los cargos de espionaje contra Assange, quien permanece en una prisión británica en espera de su extradición a Estados Unidos.

El viaje del arquitecto australiano de siete años junto con otro hijo, Gabriel, los llevó esta semana a México. El país ha sido el principal aliado de la familia en América Latina desde que el presidente Andrés Manuel López Obrador le ofreció asilo político a Assange y pidió a EE.UU. que le permitiera buscar refugio allí.

“Llamamos rompehielos al presidente López Obrador”, tras lo cual los mandatarios de Chile, Colombia y Bolivia también pidieron su liberación, dijo Gabriel Shipton durante una visita a México. En medio de una agitada agenda de eventos, John Shipton recibió el miércoles las llaves de la capital en nombre de Assange, una ceremonia honorífica que la ciudad entrega a distinguidos invitados. El día anterior había hablado en el Senado mexicano.

Los fiscales estadounidenses dicen que Assange ayudó a la analista de inteligencia del Ejército de EE. UU. Chelsea Manning a robar cables diplomáticos clasificados y archivos militares que WikiLeaks publicó más tarde, poniendo vidas en peligro. Enfrenta 17 cargos de espionaje y un cargo de abuso informático.

Sus defensores ven a Assange como un símbolo de la libertad de prensa y la lucha por la justicia que expone las fechorías del ejército estadounidense en Irak y Afganistán.

Assange fue arrestado en Londres en 2010 a pedido de Suecia por cargos de agresión sexual, que él niega. En 2012 violó los términos de su fianza y buscó refugio en la embajada de Ecuador donde vivía hasta que le pidieron que se fuera en 2019. Inmediatamente fue arrestado nuevamente.

Cuando su padre lo visitó en prisión ese año, Assange pidió ayuda.

Eso llevó a Shipton a lanzar su campaña alrededor del mundo con Gabriel, tratando de llegar a la gente común, porque los políticos quieren los votos de esa gente, dijo.

Fueron de Australia a Europa, Estados Unidos y México. Cada declaración de un político que apoya la liberación de Assange, cada titular, es oxígeno para Assange, quien ha estado recluido en una prisión de máxima seguridad.

El esfuerzo tomó mucho tiempo, dijo Shipton en un hotel de la Ciudad de México, mientras él y Gabriel enumeraban los eventos del día, incluidas las protestas en la embajada de EE. UU., reuniones con funcionarios del gobierno, entrevistas con la prensa y llamadas telefónicas, incluida una con Assange. .

Las llamadas desde la prisión se cortaron después de 10 minutos, dijo Shipton, quien se negó a decir con qué frecuencia hablaban o de qué discutían. “No puedo reportar la conversación entre padre e hijo. No es público”, dijo.

Shipton estuvo distanciado de Assange hasta los 20 años, según un documental llamado “Ithaka”, producido por Gabriel Shipton, que muestra una relación complicada.

John Shipton sonrió al recordar la boda de Assange en marzo con su abogada Stella Moris, un día que Shipton describió como “como una flor en el desierto”.

Incómodo con los medios, pero consciente de que los necesitaba, Shipton los cuestionaba constantemente y les decía que el caso de Assange afectaba directamente su capacidad para seguir informando libremente.

Su visita a México concluirá con su participación en las actividades del Día de la Independencia la noche del jueves y el viernes. López Obrador invitó a Shipton a eventos con familiares de Martin Luther King Jr., Nelson Mandela y el Ché Guevara, en lo que parece ser un intento de evocar figuras simbólicas del siglo XX.

Los Shipton planean continuar sus esfuerzos en América Latina el próximo año, con la esperanza de que el brasileño Luis Ignacio Lula da Silva regrese a la presidencia.

“Simplemente toma cada momento que se presenta y lo hace lo mejor que puede, no confía en el optimismo, la esperanza, simplemente hace su trabajo”, dijo Shipton, señalando que era un trabajo interminable.

Evita Aranda

"Alborotador. Adicto a la cerveza. Aficionado al café. Emprendedor incurable. Empollón de los viajes".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.