La segunda ola rosa de América Latina se ve tan diferente a la primera

SA͂O PAULO — La inminente asunción de Gustavo Petro el 7 de agosto como el primer presidente de izquierda de Colombia confirma una tendencia inconfundible en la política latinoamericana: solo cinco años después de que los líderes de derecha ocuparan los palacios presidenciales en la mayoría de las regiones, incluidos Chile, Bolivia, Argentina y Brasil. , Colombia y México: los candidatos de izquierda han ganado la mayoría de las elecciones nacionales y ahora gobiernan todos los principales países de la región excepto Brasil, donde el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva lidera menos de 100 días antes de las elecciones presidenciales.

Esta “nueva ola rosa” parece ser más dominante que sus predecesoras en la década de 2000 que llevaron al poder a líderes como Cristina Kirchner de Argentina, Evo Morales de Bolivia y Hugo Chávez de Venezuela. Sin embargo, la comparación de los dos grupos revela más diferencias que similitudes.

En primer lugar, a mediados de la década de 2000, los líderes latinoamericanos disfrutaron de un auge de las materias primas y, al final de la década, una caída significativa de las tasas de interés de EE. UU., lo que creó un entorno macroeconómico ideal para la región. Estos líderes son populares gracias a su mayor gasto público y generalmente ganan la reelección o logran elegir a su sucesor.

En cambio, los líderes se enfrentan actualmente a la tormenta perfecta de aumento de las tasas de interés de EE. UU., inestabilidad geopolítica y espacio fiscal limitado después de la devastadora pandemia que azotó con tanta fuerza a América Latina. Deben ser portadores de malas noticias y, por lo tanto, generalmente reciben índices de aprobación más bajos. Dado que el sentimiento político dominante en América Latina es actualmente, y probablemente seguirá siendo, anti-titular, es probable que la segunda ola rosa dure menos que la primera. En Argentina y Perú, por ejemplo, los líderes actuales parecen particularmente vulnerables.

En segundo lugar, la polarización ha empeorado de manera tan aguda en América Latina que los altísimos índices de aprobación que disfrutaban líderes como Lula a fines de la década de 2000 ahora son mucho más difíciles de lograr. De hecho, si Lula gana las elecciones de octubre, no se espera que los millones de brasileños que votaron por Bolsonaro reconozcan el resultado. Es casi seguro que esto complicará los esfuerzos para alcanzar un consenso entre partidos e impulsar reformas difíciles pero necesarias.

En tercer lugar, algunos de los primeros líderes de la ola rosa apoyaron la integración regional y aceptaron con entusiasmo las cumbres regionales, un fenómeno nuevo en ese momento en América Latina. Los presidentes de izquierda de hoy tienden a no priorizar las relaciones con sus vecinos porque son menos relevantes desde el punto de vista económico. El comercio intrarregional representó más del 20% de las exportaciones totales de América Latina en 2008, pero esta participación ha disminuido en un tercio y se espera que disminuya aún más a medida que aumentan las exportaciones de productos básicos a China.

Brasil es un ejemplo. En la década de 2000, el gobierno brasileño buscó activamente fortalecer el papel de los “campeones nacionales” como Odebrecht y Queiroz Galvão en América Latina. Sin embargo, más recientemente, la élite económica del país apenas se ha quejado porque la estrategia regional de Bolsonaro ha mostrado una falta de interés en América Latina y antagoniza al presidente de izquierda del vecindario.

Es más, cuando China se hizo cargo recientemente de Brasil como el socio comercial más importante de Argentina, un cambio histórico para América Latina, la élite de Brasil apenas pareció notarlo. El surgimiento de una nueva ola rosa podría conducir a actualizaciones regionales y sesiones fotográficas grupales para el presidente, pero los viajes más importantes de los líderes son a Beijing y Washington.

Cuarto, la segunda ola rosa parece más verde que la primera. Líderes como Boric de Chile y Petro de Colombia han buscado aumentar su confianza ambiental, lo que Lula espera hacer también. Esta es una gran diferencia con Correa y Morales, quienes presionaron por la protección ambiental y otorgaron derechos legales a la naturaleza, pero también priorizaron grandes proyectos extractivos y tuvieron relaciones complejas con movimientos ambientalistas.

Para líderes como Boric y Petro, los compromisos ambientales pueden requerir duros sacrificios económicos que la primera ola rosa no hizo. Por otro lado, la agenda climática internacional es mucho más relevante a nivel mundial hoy que hace dos décadas, y permite que líderes como Petro y Lula (si son elegidos) desempeñen un papel activo en el escenario mundial y amplifiquen el contraste con líderes como Bolsonaro.

Finalmente, algunos de los líderes de la nueva izquierda se han centrado en los derechos LGBTQ y los problemas raciales, en marcado contraste con los líderes de la última ola rosa como Chávez y Morales, que eran bastante homofóbicos. Aun así, sería un error calificar la segunda ola rosa como completamente progresiva. Mientras que los argentinos Boric, Petro y Fernández han enfatizado los derechos de las minorías, los líderes de izquierda en Venezuela y Perú son socialmente muy conservadores.

Sin duda, la primera ola rosa fue diversa, incluidos demócratas como Bachelet en Chile y autócratas como Chávez en Venezuela, y es aún más difícil generalizar sobre los líderes de la segunda ola rosa. Sus líderes difieren notablemente en temas como la democracia, el medio ambiente y los derechos de las minorías.

Sin embargo, en general, es probable que la segunda ola rosa sea más breve y más volátil que la primera, un reflejo de un entorno global mucho más hostil.

SOBRE EL AUTOR

Oliver Stuenkel es columnista colaborador de Barrio Americano y enseña Relaciones Internacionales en la Fundación Getulio Vargas en São Paulo. Es autor de The BRICS and the Future of Global Order (2015) y Post-Western World: How Emerging Powers Are Remaking Global Order (2016).

Etiquetas: América Latina, Lula, Petro, Marea Rosa

Las opiniones expresadas en esta sección no reflejan necesariamente las opiniones de Barrio Americano o el editor.

Evita Aranda

"Alborotador. Adicto a la cerveza. Aficionado al café. Emprendedor incurable. Empollón de los viajes".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *