La valiente aventura de Chile en democracia | Ariel Dorfmann

santiago—Como muchos países del mundo, Chile, mi país de origen, enfrenta una serie de crisis que se entrecruzan. Lo que es alentador son las formas democráticas, creativas y responsables que se han encontrado para hacer frente a esta situación: una Convención Constituyente (Convención Constituyente) a la que se le ha encomendado la creación de una nueva Carta Magna para reemplazar la constitución del dictador militar Augusto Pinochet, que, desde su aprobación fraudulenta en 1980, ha frustrado reformas muy necesarias. La convención nació en respuesta a un levantamiento generalizado en octubre de 2019, en el que millones de ciudadanos enojados exigieron cambios drásticos en la forma en que se gobierna su país y, de hecho, en su propia concepción.

Muchos de los temas debatidos por los miembros de la convención son específicos de Chile, pero parecen demasiado familiares para los lectores de Estados Unidos y otros lugares: cómo reducir la desigualdad de riqueza, responder a la enorme afluencia de inmigrantes indocumentados, reformar las fuerzas policiales draconianas, proteger la libertad de expresión en una sociedad cada vez más controlada. , y enfrentar el cambio climático sin interrumpir el crecimiento económico vital. Y cómo construir una nueva identidad nacional basada en enfrentar la amnesia que ha permitido que las atrocidades del pasado, especialmente contra las personas de color y los pueblos indígenas, sean enterradas y olvidadas.

Si este experimento de redefinición nacional tiene éxito, podría servir como modelo inspirador para países de todo el mundo. Pero si los votantes rechazan estas reformas, en un referéndum programado para antes de fines de septiembre, se erosionará aún más la confianza del pueblo chileno en la democracia como solución a los males de un país que, como muchos países hoy, puede sucumbir a la tentación. del autoritarismo.

Los contornos de la nueva constitución aún no están claros, pero se pueden ver algunas direcciones del proceso a partir de la composición de los 155 miembros de la convención. Estos delegados, seleccionados a través de elecciones en mayo pasado, provienen de las zonas más remotas del país, con una importante presencia de la comunidad indígena marginada de Chile. Con este amplitud de representación, igualdad de género y una edad promedio de cuarenta y cinco años, los miembros de la asamblea se parecen mucho más a la vasta y diversa población de Chile que a la élite que ha gobernado el país durante más de dos siglos desde la independencia. Quizás lo más significativo es que solo treinta y siete delegados provenían de partidos conservadores, lo que significa que no podrían vetar cambios importantes apoyados por la mayoría de la convención y solicitados por el propio país.

Gran parte de la atención del público, hasta ahora, se ha centrado en tratar de repensar los cambios institucionales y políticos que Chile necesitará para ser gobernado de manera diferente. ¿Cómo controlar un régimen presidencial que otorga demasiado control a una sola persona, facilitando la autocracia, la corrupción y el abuso? Y el Senado: ¿Debería abolirse, o al menos reducirse significativamente su poder? ¿O es necesario un órgano deliberativo de este tipo para garantizar que las áreas menos pobladas pero importantes del país permanezcan representadas? En cuanto al poder judicial, ¿cómo protegerlo de presiones y también asegurar que no limite los cambios que la mayoría de los chilenos exigen? ¿Qué tipo de estatus autónomo e independencia judicial deberían disfrutar muchas comunidades indígenas, o deberían llamarse ahora “naciones”? ¿Cómo restituir sus tierras y derechos ancestrales sin perjudicar los intereses de tantos chilenos no indígenas que ahora son dueños o trabajan en la tierra?

En su resumen de la reforma de la constitución de Chile, la convención tiene un aliado clave en el presidente electo Gabriel Boric, un carismático exalumno de treinta y seis años. Al igual que muchos miembros de la convención, se define a sí misma como una activista feminista y ecológica, además de una persona con gran respeto por la lengua y las tradiciones indígenas de Chile. Y al igual que el ala progresista de la convención, cree que el pueblo chileno no puede beneficiarse de una atención médica, educación, vivienda, planes de pensiones y seguridad adecuados a menos que el país rechace las políticas económicas neoliberales a las que aún se adhiere y, en cambio, construya una sociedad basada en solidaridad. reemplazar el lucro y la codicia.

La ciudadanía es el tercer factor en el proceso de creación de una nueva base para esta nación. Ellos elegido Boric en diciembre con el mayor número de votos en la historia del país, superando a su rival, el político de ultraderecha que dice admirar a los generales Pinochet y Donald Trump, por más de un 11 por ciento. Las elecciones, sin embargo, no son la única forma en que los chilenos expresan sus esperanzas para el futuro del país; Las convenciones han brindado a las personas una forma única y original de expresar sus preferencias en el proceso democrático directo.

El enorme contingente de Chile —casi un millón de ciudadanos—enviar iniciativa legislativa convención, setenta y ocho de los cuales cuentan con el apoyo de más de 15.000 signatarios, el umbral de elegibilidad para su consideración por los delegados. Estas ideas cubren un amplio espectro político e ideológico: algunos defienden la propiedad privada y las fuerzas armadas, otros hablan de otorgar derechos sobre las características naturales, incluidos los animales y los glaciares, y establecen a Chile como una república multilingüe multilingüe. Las muchas demandas repetidas expresadas por las protestas callejeras en los últimos años: nacionalizar los recursos minerales y hídricos ahora en manos privadas, legalizar la marihuana, detener la brutalidad policial contra los jóvenes y los pobres e instituir un sistema nacional de salud. sistema para todos y seguro de pensión para la población adulta mayor.

A pesar del gran éxito que representa el establecimiento de la convención y el entusiasta compromiso democrático que ha generado, el camino a seguir no será nada fácil.

La Convención se ha visto obstaculizada por divisiones y divisiones. Un grupo bullicioso de delegados radicales insiste en una serie de propuestas maximalistas, como reemplazar la presidencia, el Congreso y el poder judicial con una asamblea nacional mal definida, es como si Chile estuviera ahora en un país similar a la Rusia revolucionaria en 1917. Si el Si los delegados no llegan a un consenso sobre las reformas más básicas, proporcionarán argumentos a quienes instarán a los votantes a rechazar la nueva constitución en el plebiscito de otoño.

La convención también ha hecho un mal trabajo hasta ahora en comunicar el gran progreso que ha logrado al reducir más de mil propuestas para diferentes artículos en la nueva Carta Magna. Este es un problema exacerbado por una campaña de hostilidad mutua de los blogueros de derecha y las redes sociales. (Imagínese si los redactores de la Constitución de los EE. UU. en Filadelfia en 1787 tuvieran que hacer su trabajo de deliberación frente a las críticas mordaces y la desinformación incesante publicada en Facebook y Twitter).

En cuanto a Boric, ha introducido hábilmente en su gabinete a varios socios socialdemócratas a los que ha atacado por ser demasiado moderados en el pasado. Pero se enfrenta a un Congreso donde la oposición tiene suficientes escaños para negarle la mayoría de las reformas que prometió llevar a cabo, pasos que el movimiento de base que nutrió su candidatura no se detendrá ante nada para agitar.

Sin embargo, al final, el destino de la nueva constitución y del próximo presidente dependerá del pueblo chileno. Durante el último mes que he vivido aquí, he hablado con muchos de mis compatriotas que están agotados por la pandemia. La mayoría de mis conversaciones ocurren durante las horas que esperan en la fila: para recibir tratamiento médico en una clínica de salud en ruinas o para un autobús que nunca llega, para pagar una factura en un banco con personal insuficiente, para solucionar un problema con su teléfono o servicio de Internet, o para denunciar la actividad de narcóticos en su entorno a la policía desmoralizada.

Imágenes de Claudio Santana/Getty

Familiares de detenidos durante el levantamiento de 2019 frente a la Convención Constitucional, Santiago de Chile, 18 de octubre de 2021

Esta es la vida cotidiana para la mayoría de los chilenos hoy: esperar y luego esperar un poco más. Sentí una inmensa frustración, incluso una rabia subterránea latente, bajo la atmósfera subyacente de paciencia.

En un momento, conocí a una anciana pobre en una clínica. Allí estaba, esperando que la enfermera lo cuidara: los tobillos vendados, las manos artríticas, claramente desnutrido. Le habían dicho que llegara a las 8 am. Habían pasado tres horas y no había nadie para cuidarlo. Le pregunté cómo podía ser tan paciente.

—Debo hacerlo —respondió con dignidad. En efecto, dignidad es la palabra que se escucha en boca de todos, porque eso es lo que más quieren para sí mismos: ser tratados como personas íntegras. “Tengo que ser paciente”, repitió. “Pero mi paciencia es ilimitada”.

Juanito Vasques

"Exasperantemente humilde analista. Gamer. Organizador. Especialista en zombis extremos. Orgulloso experto en Twitter. Introvertido apasionado".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.