Presidente chileno acepta propuesta de nuevo proyecto de constitución

El presidente Gabriel Boric presentó el lunes un borrador formal de una propuesta de constitución destinada a reemplazar la carta promulgada por una dictadura militar hace 41 años y marcar el comienzo de cambios fundamentales para Chile.

Los chilenos votarán en un plebiscito de septiembre sobre si adoptar la carta, que fue redactada por una Convención Constituyente votada el año pasado.

“Este 4 de septiembre, una vez más es el pueblo el que decidirá su destino”, escribió Boric en Twitter.

En el primer borrador del artículo, se describía a Chile como un “país social y democrático”, además de “plurinacional, intercultural y ecológico”. El documento reconoce la existencia de 11 grupos indígenas, que representan el 12,8% de los 19 millones de habitantes del país.

Entre otras cosas, el diseño requerirá un nuevo sistema de salud pública y un proceso para devolver la tierra a los pueblos indígenas. También establece nuevos derechos, incluido el derecho a una “vivienda digna y digna” y la igualdad de remuneración por igual trabajo entre hombres y mujeres.

La presidenta de la convención, María Elisa Quinteros, presentó la propuesta, que incluye 388 artículos, a Boric en un acto oficial. Boric luego firmó un decreto fijando una fecha para el plebiscito, en el que se pediría a los chilenos que votaran.

“Me siento honrado de presidir este momento histórico”, dijo Quinteros.

Más de las tres cuartas partes de los votantes de Chile en el referéndum de 2020 pidieron una nueva constitución, pero la entrega ceremonial del borrador se produce en un momento en que la gente parece cada vez más escéptica sobre el trabajo de la convención.

Las encuestas de opinión a principios de año mostraron una clara mayoría destinada a votar a favor de la nueva constitución, pero las encuestas desde abril han encontrado un marcado cambio de opinión, y los que se oponen al nuevo documento parecen estar por delante.

Los observadores dicen que la arrogancia de algunos delegados a la Convención Constituyente más que el contenido de la propuesta ha decepcionado a los chilenos.

Giorgio Jackson, el secretario de la presidencia, aludió a la situación diciendo que “hemos visto una evaluación muy mala del proceso”.

Durante su discurso del lunes, Boric también instó a Chile a no considerar las encuestas electorales en su gobierno. La votación de septiembre “no es, ni debe ser, una evaluación del gobierno. Este es un debate sobre el futuro y el destino de Chile”, dijo.

Aunque Boric asumió su cargo hace menos de cuatro meses con un alto índice de aprobación, encuestas recientes muestran que los chilenos están cada vez más descontentos con su gobierno en medio del aumento de la delincuencia y la alta inflación.

La presentación del nuevo documento coincide con la disolución de la Convención Constituyente un año después de la fecha de su adopción.

Si el borrador es rechazado en el plebiscito, la constitución actual, redactada durante la dictadura de Augusto Pinochet de 1973 a 1990, seguirá vigente a pesar del acuerdo generalizado de que el país necesita una nueva carta.

Si el documento es aprobado por mayoría de votos, iniciará un proceso que tardará años en convertirse en realidad. El Congreso debe aprobar la nueva ley para implementar sus requisitos.

(Descargo de responsabilidad: esta historia se generó automáticamente a partir de un feed sindicado; www.republicworld.com solo puede haber modificado las imágenes y los títulos)

Osvaldo Iglesia

"Escritor. Ninja de la música. Experto en comida extrema. Especialista en redes sociales. Defensor de Twitter".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.