Presidente chileno acusado por revelaciones de Pandora Papers

El presidente Sebastián Piñera fue acusado el martes por la Cámara Baja del Congreso de Chile, lo que preparó un juicio en el Senado del país sobre si destituirlo por acusaciones de que apoyó la venta de propiedades familiares mientras ocupaba el cargo.

La votación para aceptar la acusación obtiene el mínimo de 78 votos necesarios en la Cámara de Diputados de 155 miembros y sigue a una sesión maratónica de 20 horas. Sesenta y siete legisladores votaron en contra de los “cargos constitucionales”, incluidos varios miembros de la oposición. Otros se abstuvieron o no asistieron.

Al igual que en los EE. UU. y muchos otros países, se está llevando a cabo un juicio en el Senado después del juicio político y es poco probable que Piñera sea destituido por la cámara alta de 43 miembros, donde la oposición tiene solo 24 de los 29 votos necesarios para derrocar a un presidente.

Las deliberaciones del Senado sobre su destino se llevarán a cabo al calor de la campaña electoral para reemplazarlo en cualquier caso. La primera vuelta electoral está fijada para el 21 de noviembre y el mandato de Piñera finaliza el 11 de marzo. Chile no permite la reelección del presidente por períodos consecutivos.

Las acusaciones provienen de una publicación llamada Pandora Papers, que revela las transacciones financieras en el extranjero de figuras prominentes de todo el mundo, incluido Piñera, uno de los hombres más ricos de Chile.

Documentos filtrados revelan que uno de los hijos de Piñera utilizó una empresa offshore en las Islas Vírgenes Británicas para la venta del proyecto minero Dominga, del cual su familia es copropietaria.

El pago final por la venta de la mina en 2011 dependía de la negativa del gobierno a declarar su ubicación en el centro-norte de Chile como reserva natural. El gobierno, encabezado por Piñera en ese momento, no lo hizo, a pesar de los llamados de los ambientalistas. Pero tampoco lo es el próximo gobierno.

Cuando los investigadores investigaron el caso varios años después, Piñera dijo que no estaba involucrado en la gestión de la empresa y que ni siquiera estaba al tanto de sus vínculos con Dominga.

La oficina presidencial señaló el mes pasado que el primer mandato de Piñera como presidente, de 2010 a 2014, aún no había comenzado cuando se aprobó la venta, que los fiscales y los tribunales dictaminaron en 2017 que no se habían cometido delitos y que Piñera no estaba involucrado. Dijo que todos los impuestos adeudados fueron pagados en Chile.

Las participaciones de Piñera ahora se mantienen en fideicomiso ciego, según el comunicado.
Sin embargo, la Fiscalía Nacional dijo que estaba investigando nuevamente el caso.

Con el fin de asegurar la mayoría necesaria para el juicio político, el diputado socialista Jaime Naranjo fue efectivamente suspendido durante 14 horas, leyendo una serie de documentos, hasta que el diputado Giorgio Jackson pudo ingresar a la sala de votación después de un período de cuarentena obligatoria tras dar positivo por coronavirus.

Otro representante votó a pesar de esperar los resultados de la prueba de coronavirus. Se coló en el edificio a través de una puerta lateral para evitar un control de salud.

El ministro de la Presidencia, Juan José Ossa, calificó el juicio político como un “espectáculo político, un espectáculo mediático. Esto es triste para la democracia”. El diputado oficialista Andrés Molina dijo: “Me avergonzó personalmente”. Poco antes de la votación, Jackson dijo: “Hay personas que piensan que lo que pasó ayer y hoy en la sala es vergonzoso. Pero creo que es una pena tener un presidente que especula”.

Juanito Vasques

"Exasperantemente humilde analista. Gamer. Organizador. Especialista en zombis extremos. Orgulloso experto en Twitter. Introvertido apasionado".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.