Tribunal mundial: un poco de desacuerdo en Chile, la línea de agua de Bolivia

La Haya (AP) – La Corte Internacional de Justicia encontró el jueves poca resolución en una disputa persistente sobre el arroyo que fluye de Bolivia a Chile, ya que la mayoría de sus vecinos latinoamericanos han resuelto sus conflictos durante los juicios.

El tribunal supremo de las Naciones Unidas dedicó gran parte de la audiencia de una hora a explicar que los reclamos legales de los dos países sobre el río Silala -una vía fluvial corta en el desierto de Atacama- eran “sin objeción” porque los dos países ahora habían acordado cómo el El agua debe ser manejada.

“Este es un flujo internacional de agua, como ahora ambas partes están de acuerdo”, dijo la juez estadounidense Joan E. Donoghue, quien se desempeña como presidenta de la corte. Bolivia rechazó inicialmente esta designación porque el derecho internacional exige que los recursos hídricos internacionales se gestionen de forma cooperativa.

Chile presentó el reclamo ante un tribunal con sede en La Haya en 2016, argumentando que Bolivia violó las leyes internacionales de aguas al bloquear el flujo del río. Durante las audiencias de abril, Bolivia afirmó que la vía fluvial no era un río sino una serie de manantiales subterráneos empujados a la superficie por la construcción chilena.

La convención de la ONU de 1997 sobre el derecho al agua obliga a los países cuyas fronteras atraviesan importantes vías fluviales a compartir equitativamente los recursos naturales.

En los últimos seis años de procedimientos legales en el caso, los dos países redujeron significativamente el alcance de sus desacuerdos a través de esfuerzos diplomáticos, y finalmente acordaron todos menos algunos puntos técnicos menores.

Chile exigió que Bolivia notifique antes de realizar ciertas actividades en la vía acuática, pero la corte rechazó esta solicitud por no tener base en el derecho internacional.

Chile dijo que la decisión del jueves fue una victoria.

“La corte ahora solo ha reafirmado el hecho de que Bolivia ha recibido todo lo que Chile ha pedido”, dijo a los periodistas Ximena Fuentes, viceministra de Relaciones Exteriores de Chile, después de la audiencia.

El equipo legal de Bolivia abandonó la corte sin comentar la decisión.

“Se reconoce que el uso histórico y actual de Chile del agua del río Silala cumple con los usos justos y razonables establecidos por el derecho internacional”, dijo el presidente chileno, Gabriel Boric, tras la decisión.

“Nuestro país puede estar tranquilo con esta decisión judicial”, dijo. “Hemos obtenido la seguridad jurídica que buscábamos y las cuestiones controvertidas se han resuelto definitivamente”.

El presidente de Bolivia, Luis Arce, dijo en una publicación de Twitter que “Bolivia ha resuelto la controversia con un país hermano”. La decisión de la Corte Internacional de Justicia “ratifica nuestros derechos sobre las aguas del Silala y nuestra soberanía sobre el desmantelamiento de canales artificiales”, escribió.

El canciller boliviano, Rogelio Mayta, dijo que “la decisión nos da una certeza importante”. El tribunal “aclaró que Bolivia tiene derecho a las dispensaciones” que se realicen en “su territorio” para incrementar el caudal de agua y “restaurar los humedales que han sido dañados” por esta obra, dijo Mayta.

El tribunal pidió a los dos países, que no mantienen relaciones diplomáticas desde 1978, que cooperen en la gestión de las aguas del Silala. Chile y Bolivia deben “consultar de manera continua, en un espíritu de cooperación”, dijo el juez presidente Donoghue.

Esta es la segunda vez que los dos vecinos latinoamericanos llevan la disputa a la Corte Internacional de Justicia. En 2018, los jueces se pusieron del lado de Chile y encontraron que el país no estaba legalmente obligado a otorgar acceso al mar a su vecino sin salida al mar.

Bolivia no siempre estuvo aislada del océano. Perdió parte de su costa frente a Chile en la guerra de 1879-1883 y desde entonces no ha estado contento con el resultado.

Vasco Arebalo

"Aspirante a nerd de Internet. Experto en música. Aficionado a la cerveza. Adicto a la cultura pop en general. erudito gastronómico galardonado".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *