Votantes chilenos rechazan contundentemente propuestas constitucionales de izquierda

Por Rafael Father, Maija Ehlinger y Marlon Sorto, CNN

Los votantes chilenos rechazaron enfáticamente una nueva constitución progresista en un referéndum el domingo, luego de un proceso de casi dos años que apunta a reflejar un voto más amplio en los documentos estatales.

Con casi todos los votos contados, el 62% de los votantes rechazó la propuesta con el 38% de los votos a favor, según el Servicio Electoral de Chile.

La constitución propuesta, que cuenta con el respaldo del presidente izquierdista Gabriel Boric, incluye 388 artículos que ampliarían significativamente los derechos sociales, mejorarían las regulaciones ambientales y otorgarían al gobierno una mayor responsabilidad en los programas de bienestar social. También proporcionará plena igualdad de género y agregará puestos designados para los representantes de adat.

El documento fue rechazado en todas las provincias de Chile, incluida la capital más progresista, Santiago, y su área metropolitana, donde los votantes apoyaron fuertemente a Boric en diciembre pasado durante las elecciones presidenciales.

Boric respondió a la derrota en un discurso televisado en vivo al país luego del cierre de la votación el domingo.

“Hoy el pueblo chileno ha hablado, y lo está haciendo muy alto y claro”, dijo Boric. “Nos han dado dos mensajes. La primera es que aman y valoran su democracia… La segunda es que el pueblo chileno está disconforme con la constitución propuesta y, por lo tanto, ha decidido objetarla expresamente en las urnas”.

Las imágenes de Santiago mostraron el domingo un estado de ánimo sombrío entre los partidarios de la constitución, mientras que otros celebraron la noticia de que había sido rechazada.

La constitución actual fue escrita bajo la dictadura de Augusto Pinochet, quien gobernó Chile con puño de hierro de 1973 a 1990. Los defensores de la nueva constitución quieren romper con el pasado autoritario de Chile y un documento que refleje los intereses de una sociedad que, creen , ha sido descuidado. .

¿Por qué cambiar la constitución?

Los cambios propuestos comenzaron en 2020 cuando el entonces presidente Sebastián Piñera convocó a un referéndum para crear una nueva constitución en medio de la agitación social y el descontento popular provocado por un aumento en las tarifas del metro en octubre de 2019.

En octubre de 2020, más del 78% de los votantes chilenos aprobaron el plebiscito que cambios propuestos a la constitucióny en junio de 2021 volvieron a votar para elegir a los integrantes de la asamblea constituyente.

La Asamblea Constituyente es la primera en el mundo en tener plena igualdad de género y la primera en la historia del país en incluir asientos designados para representantes de los pueblos indígenas.

Los partidarios esperan que su postura progresista se refleje en la nueva constitución actualizada.

Y el propio proceso constituyente ha sido elogiado internacionalmente por brindarle al país una salida institucional a una crisis social, y por responder a las demandas de los chilenos modernos por una mayor igualdad y una democracia más inclusiva y participativa.

Según el profesor de la Universidad de Chile, Robert Funk, eliminar los vestigios del pasado impuesto por Pinochet fue el principal motor para crear una nueva constitución.

“La constitución existente en Chile fue redactada originalmente en 1980 bajo la dictadura militar de Augusto Pinochet. Desde entonces, cambió muchas veces; pero siempre ha sido cuestionado porque se hizo cumplir durante las dictaduras”, dijo Funk.

El camino del rechazo

Después de mucha deliberación, el borrador final fue revisado constitución presentada a BoricEl sucesor de Piñera, en julio de este año.

Pero aunque la mayoría de los votantes chilenos apoyan la idea de cambiar la constitución en octubre de 2020, han surgido divisiones sobre el borrador propuesto.

Poco después de la publicación del borrador, las encuestas de opinión comenzaron a mostrar una tendencia creciente hacia el rechazo de la carta, y el gobierno reconoció abiertamente el escenario.

La constitución derrotada sería una de las más progresistas del mundo, dando al estado un papel de primera línea en la provisión de derechos sociales.

El borrador pone un fuerte énfasis en la autodeterminación de los pueblos indígenas y en la protección del medio ambiente, y desmantelará un sistema de derechos de agua altamente privatizado. Exige la igualdad de género en todas las instituciones públicas y empresas, y defiende el respeto a la diversidad sexual. También prevé un nuevo sistema nacional de atención de la salud.

pero proyecto ser muy divisivo.

La derecha argumenta que el borrador desplazará al país demasiado hacia la izquierda, o será demasiado ambicioso y difícil de convertir en una legislación eficiente. Antes de la votación, incluso algunos de sus partidarios de izquierda querían que se hicieran ajustes, con su lema “aceptar la reforma”.

La oposición ha prometido iniciar un nuevo proceso para reescribir la constitución, prometiendo que el próximo electorado reflejará mejor sus intereses.

En su discurso del domingo, Boric señaló que este no era el final del impulso hacia la reforma.

“Esta decisión de los chilenos y chilenas requiere que nuestras instituciones y actores políticos trabajen más, con más diálogo, con más respeto y cuidado, hasta llegar a una propuesta que nos interprete a todos, en la que se pueda confiar, que nos una como país”, dijo Borik.

El cable de CNN
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., una compañía de Warner Bros. Discovery. Reservados todos los derechos.

Michelle Vélez de CNN, Daniela Mohor W. y Jorge Engels contribuyeron a este despacho.

Juanito Vasques

"Exasperantemente humilde analista. Gamer. Organizador. Especialista en zombis extremos. Orgulloso experto en Twitter. Introvertido apasionado".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *