Crece un coro de escepticismo en las negociaciones sobre minería en aguas profundas | Noticias | Eco-Negocios

Comienza con un pequeño fragmento en las profundidades del océano: un diente de tiburón o un trozo de concha. Luego, en un proceso que se cree que lleva millones de años, se recubren con una capa de metal fundido, que eventualmente se convierte en una roca sólida y viscosa que se asemeja a una papa al horno.

Estas formaciones, conocidas como nódulos polimetálicos, han llamado la atención de las empresas mineras internacionales por lo que contienen: ricos yacimientos de minerales comercialmente buscados como cobalto, níquel, cobre y manganeso, metales utilizados para baterías para tecnologías renovables. como coches eléctricos, turbinas eólicas y paneles solares.

Pero mientras algunos expertos dicen que deberíamos minería de aguas profundas para combatir el cambio climático, otros advierten contra hacerlo, diciendo que sabemos muy poco sobre el daño que la minería del lecho marino causará a las propiedades que sustentan la vida marina.

La extracción real aún no ha comenzado, pero en junio de 2021, la pequeña nación insular del Pacífico de Nauru está empujando al mundo más cerca de esta posibilidad notificando a la Autoridad Internacional de los Fondos Marinos, el organismo intergubernamental que supervisa la minería en aguas internacionales, que han activar la regla de los dos años en la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (UNCLOS).

En teoría, estas reglas le permitirían comenzar a minar en junio de 2023 bajo las reglas de minería vigentes en ese momento. Nauru en sí no posee una empresa minera con estos intereses, pero patrocina una subsidiaria de The Metals Company que tiene su sede en Canadá y está registrada en los EE. UU.

Desde entonces, la ISA ha trabajado para negociar un conjunto de reglas que le permitirían seguir la regla de los dos años. Pero en la última reunión que tuvo lugar entre el 4 de julio y el 4 de agosto en Kingston, Jamaica, el progreso en el código minero parecía haberse estancado, informaron los observadores.

La sensación en la sala es que ahora hay una gran mayoría de estados que admiten que es poco realista, inalcanzable y que sería extremadamente irresponsable.

Emma Wilson, representante, OceanCare

“En general, la sensación en la sala es que ahora hay una mayoría de estados que reconocen que es poco realista, inalcanzable y que sería extremadamente irresponsable”, Emma Wilson, experta en conservación que asistió a la reciente reunión de la ISA como representante de la ONG OceanCare. , dice Mongabay.

Representantes de varios países, incluidos España, Chile, Nueva Zelanda, Ecuador, Costa Rica, los Estados Federados de Micronesia y Trinidad y Tobago, aconsejaron a las regulaciones mineras que no se apresuren a cumplir con la obligación de dos años. regla.

El representante español, por ejemplo, dijo que “por precaución ha llegado el momento del descanso”, mientras que el representante costarricense dijo “porque somos responsables del Patrimonio Común de la Humanidad, de nuestro pueblo y de las generaciones futuras, debemos actúa con cautela.” (UNCLOS define el lecho marino y sus recursos como el “patrimonio común de la humanidad”).

Sin embargo, otros países, como Australia, el Reino Unido, Tonga y el mismo Nauru, opinan que las regulaciones deben aprobarse de inmediato. El representante de Tonga dijo que el país está “listo para apoyar el trabajo de las Autoridades y los organismos relevantes, especialmente para completar el marco regulatorio en [a] de manera oportuna y asegurando la debida diligencia si es necesario”.

Incluso Francia afirmó que se compromete a adoptar “un marco legal con una estricta protección ambiental para garantizar que se minimice el daño a los ecosistemas en el medio marino”. Esta posición parece contradecir la declaración del presidente Emmanuel Macron en Conferencia de las Naciones Unidas sobre los Océanos en Lisboa a fines de junio que “debemos crear un marco legal para detener la minería en alta mar y no permitir nuevas actividades que dañen los ecosistemas”.

El 25 de julio, la delegación chilena envió una carta a la Secretaría de la ISA, solicitando que la discusión de la regla de los dos años sea un tema de la agenda en la parte de la reunión, que comenzó el 1 de agosto. Pero esta solicitud fue ignorada, dijo Wilson de OceanCare. En cambio, la Secretaría de la ISA lo rebajó al final de la reunión en la categoría de “otros asuntos”, lo que “lo debilitó”, y la Secretaría de la ISA incluso cerró la reunión un día antes, agregó.

“Una cosa que ha quedado muy, muy clara esta semana es que la Secretaría de la ISA está haciendo todo lo posible para encubrir la conversación debajo de la alfombra sobre [whether] existe otra posibilidad de no adoptar la regulación”, dijo Wilson.

Mongabay antes reportado sobre las preocupaciones sobre la transparencia en la reunión de la ISA recientemente concluida, incluidas las acusaciones de que la ISA ha restringido el acceso a información clave y ha obstaculizado la interacción entre los estados miembros y la sociedad civil.

A pesar de los muchos contratiempos, Matt Gianni, asesor político y de políticas de la Coalición para la Conservación de las Profundidades del Mar (DSCC), le dijo a Mongabay que estaba observando los cambios que se estaban produciendo en las negociaciones.

“Existe un reconocimiento generalizado de que, a menos que suceda algo realmente impactante, es poco probable que esta regulación se adopte para julio de 2023, sino que probablemente no se adopte hasta dentro de unos años”, dijo Gianni, quien asistió a la reunión como representante de EarthWorks, una ONG que trabaja para proteger a la sociedad y el medio ambiente de los impactos negativos de las actividades extractivas.

Gianni agregó que el directorio de ISA tampoco se ha puesto de acuerdo sobre el mecanismo financiero mediante el cual puede operar la mina, que debe promulgarse, además de las regulaciones, antes de que ISA pueda emitir permisos de explotación. Sin embargo, dijo que aún no estaba claro si la minería en aguas profundas se detendría oficialmente.

“Es un poco como el Titanic”, dijo Gianni. “Comenzamos a ver aparecer remaches y la cosa comenzó a girar lentamente. Pero, ¿perderá el iceberg y se encaminará hacia la protección del medio ambiente marino? Esa es todavía una pregunta abierta”.

Esta historia se publica con permiso de mongabay.com.

Víctor Toca

"Fanático incondicional de la cultura pop. Estudiante. Comunicador general. Adicto a los zombis. Solucionador de problemas".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *