Un posible fracaso de alto perfil se cierne sobre los preparativos de la administración Biden para la cumbre de las Américas de la próxima semana

Por Kevin Liptak y Priscilla Álvarez, CNN

Los funcionarios administrativos siguen luchando por asegurar a los participantes y preparar anuncios que el presidente Joe Biden llegue solo una semana antes de recibir a los líderes del Hemisferio Occidental en Los Ángeles para una importante cumbre regional.

Fue un esfuerzo extraordinario de última hora para salvar lo que los funcionarios describieron una vez como un evento de máxima prioridad para las relaciones dentro de los propios Estados Unidos. La ausencia de líderes críticos, particularmente del presidente de México, quien ha amenazado con boicotear, corre el riesgo de arruinar la reunión, incluso cuando Biden y su equipo buscan avanzar en temas políticamente delicados como la migración a la frontera sur de EE. UU. y el crecimiento económico.

Los funcionarios dicen que la cumbre seguirá adelante y han minimizado las preocupaciones sobre quién podría presentarse. Ya comenzaron a finalizar la agenda y el cronograma de Biden para la reunión de varios días.

Pero incluso antes de que comenzara, las disputas organizativas de la cumbre habían expuesto divisiones en una región donde Biden esperaba reafirmar el liderazgo de Estados Unidos.

La cumbre estadounidense de la próxima semana marcará la novena reunión de países de la región y la primera vez que EE. UU. organiza la reunión desde que se inauguró en Miami en 1994. La reunión de naciones, que se extiende desde Canadá en el norte hasta Chile en el sur, ofrece una oportunidad para estrechar lazos, en el momento de la migración histórica y como China está trabajando horas extras para hacer avances en la región.

Ambos son temas críticos para Biden, quien ha enmarcado la competencia con Beijing como un desafío clave en las próximas décadas y ha luchado para abordar los cruces fronterizos ilegales.

Pero el éxito de la cumbre puede depender de quién esté presente.

El mes pasado, el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador dijo que no se confirmaría la participación de México hasta que EE.UU. invite a todos los países del hemisferio, argumentando que ningún país puede excluidos de la cumbre.

Funcionarios estadounidenses han dicho repetidamente que los gobiernos autocráticos de Cuba, Nicaragua y Venezuela no serán invitados a la cumbre debido a su historial de derechos humanos. Pero México y otros países de la región tienen lazos más estrechos con esos países y calificaron la decisión de invitación como exclusiva.

Altos funcionarios de la administración descartaron el miércoles las preocupaciones sobre la próxima asistencia a la cumbre de Estados Unidos y enfatizaron, en cambio, la coordinación continua entre los países para abordar los problemas regionales.

“Todavía tenemos algunas deliberaciones finales, pero pronto le informaremos a la gente sobre la lista final de invitados”, dijo Juan González, director senior para el Hemisferio Occidental en el Consejo de Seguridad Nacional, y agregó: “Realmente no estamos enfocados en quién fue invitado y quién, quién no fue invitado y más precisamente sobre los resultados que queremos lograr en la cumbre”.

Kevin O’Reilly, coordinador nacional de la cumbre de las Américas, dijo a los legisladores la semana pasada que Venezuela y Nicaragua no habían sido invitados, pero demoró en preguntar a la Casa Blanca si alguien del régimen cubano había sido invitado.

“Esa será una decisión que tendrá que tomar la Casa Blanca”, dijo O’Reilly al senador Marco Rubio, quien preguntó por la lista de invitados.

La Casa Blanca ha considerado y invitación a los representantes cubanos, aunque todavía no ha confirmado ninguna decisión. Cuba no fue invitada a las primeras iteraciones de la cumbre de las Américas en la década de 1990, pero ha participado en varias versiones recientes. El presidente Barack Obama sostuvo luego un apretón de manos e histórico encuentro con Raúl Castro en la Cumbre de Panamá celebrada en 2015.

La Casa Blanca se ha negado a revelar la lista de invitados, incluso en los días previos al inicio de la cumbre. Presionado sobre si una escasa asistencia dificultaría el impacto de la cumbre, González dijo que la reunión sería “muy concurrida” y que las relaciones con México “seguirían siendo positivas”.

La Casa Blanca ignoró las preguntas sobre por qué se estaban concretando los detalles una semana antes de que comenzara la cumbre.

“Creo que si ha estado siguiendo a este gobierno durante el último año y medio, una semana no es la undécima hora en términos de cómo se mueven las cosas. Y fue el viaje de nuestra vida para nosotros como la Casa Blanca”, dijo el miércoles la secretaria de prensa Karine Jean-Pierre.

Sin embargo, parece admitir que la cuestión de la asistencia ha cubierto algunos de los objetivos de la cumbre.

“Sé que siempre hay preguntas sobre las invitaciones, siempre hay preguntas sobre quién viene y quién no, pero también tenemos que hablar y enfocarnos en cuál es el propósito de esta reunión”, dijo.

El vaivén de la asistencia a la cumbre es indicativo de la dinámica cambiante en el hemisferio occidental a medida que algunos países se distancian de los EE. UU.

Algunos funcionarios estadounidenses han minimizado la reticencia de algunos líderes a asistir como un intento de apelar a su base política y han advertido contra la lectura de la decisión como una señal de la disminución de la influencia estadounidense.

El gobierno ha trabajado para mantener la influencia de EE. UU. en la región, incluso a través de visitas recientes de alto nivel de la primera dama Jill Biden y la vicepresidenta Kamala Harris.

El exsenador Christopher Dodd, quien se desempeñó como asesor especial de la cumbre, viajó a Sudamérica y se reunió con funcionarios en Brasil, Chile y Argentina. Tras la visita de Dodd, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil confirmó que el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, asistirá a la cumbre y planea celebrar su primera reunión bilateral con Biden.

Las relaciones entre Estados Unidos y Brasil se han tensado desde que el expresidente Donald Trump, aliado político de Bolsonaro, fracasó en su intento de reelección. El presidente brasileño fue uno de los últimos líderes mundiales en felicitar a Biden después de las elecciones estadounidenses de 2020 y ha criticado abiertamente la presión estadounidense para frenar la creciente deforestación amazónica en Brasil.

Inicialmente se mostró escéptico de viajar a Los Ángeles para la cumbre y se quejó de que Biden lo ignoró cuando se conocieron en el G20 del año pasado. Pero accedió a asistir cuando estaba segura de que no estaría sujeta a solo una sesión de fotos.

Dodd ha sostenido conversaciones similares con otros líderes de la región, incluidas largas discusiones con López Obrador, aunque aún tiene que confirmar el compromiso del líder mexicano de asistir.

Incluso la presencia de países que trabajan directamente con el gobierno de EE. UU., y más específicamente, Harris, sigue en duda. Los líderes de Honduras, Guatemala y El Salvador aún no se han comprometido a asistir a la cumbre de la próxima semana, aunque Harris se ha esforzado por fomentar los lazos en la región, incluida la asistencia a la toma de posesión del presidente de Honduras en enero. Harris habló con la presidenta de Honduras, Xiomara Castro, la semana pasada, pero la lectura no mencionó la cumbre.

Otros países, incluidos Chile y Argentina, han criticado la decisión de Washington de excluir a ciertos países.

Los países latinoamericanos han estado discutiendo la asistencia entre ellos, según un alto funcionario guatemalteco.

“Cada país tiene su propio proceso de toma de decisiones y argumentos para decir vamos o no vamos”, dijo el alto funcionario guatemalteco. Se espera que Guatemala envíe una delegación a la cumbre, aunque no está claro si asistirá el presidente.

La administración Biden está preparando una declaración sobre migración para la firma de los países que brinda un marco para la protección de los migrantes.

“Esta declaración nos permitirá centrarnos en promover la estabilización en las comunidades que acogen a migrantes, ayudando a esas comunidades y a los migrantes que acogen, garantizando cosas como el acceso a documentación legal y servicios públicos”, Brian Nichols, subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental en la Departamento de Estado, dijo a los periodistas el miércoles.

Los funcionarios también esperan obtener resultados en el impulso del crecimiento económico, la coordinación de la recuperación ante la pandemia y la lucha contra el cambio climático.

El representante demócrata Joaquín Castro expresó optimismo sobre la cumbre, incluso si varios países no asistieron. “Podemos hacerlo funcionar. Tenemos una relación diaria con estos países, pero la cumbre es una oportunidad para que los países se unan y planifiquen con anticipación”, dijo a CNN.

Pero, agregó Castro, los países que no se han comprometido “se quedarán atrás” si no asisten.

Sin embargo, sin una garantía de quién asistirá, el peso de la declaración de la cumbre sigue sin estar claro.

Viajando por América Latina la semana pasada, la primera dama Jill Biden, quien se unirá a su esposo en Los Ángeles para la ceremonia de apertura y una cena de líderes, dijo que estaba segura de que los países que estaba visitando, incluidos Ecuador, Panamá y Costa Rica, asistirían a la cumbre. Continente americano.

La primera dama se encogió de hombros ante los temores de un boicot.

“No estoy preocupado”, dijo. “Pensé que vendrían”.

El cable de CNN
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., una empresa de WarnerMedia. Reservados todos los derechos.

Vasco Arebalo

"Aspirante a nerd de Internet. Experto en música. Aficionado a la cerveza. Adicto a la cultura pop en general. erudito gastronómico galardonado".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.